Cómicos: un espacio de culto a la historieta

Entre 1986 y 1990 la Editorial Pablo de la Torriente produjo una excelente revista de historietas para jóvenes. Las 47 páginas que mensualmente desbordaban inteligencia, humor y maestría no solo eran creadas por dibujantes, guionistas, escritores e ilustradores cubanos.

Cómicos No. 2, 1990

Cómicos No. 2, 1990

Reconocidos profesionales del campo como Carlos Giménez de España, Quino, Carlos Sampayo y José Muñoz de Argentina conquistaron con su arte a los lectores cubanos.

Cómicos No. 7, 1990

Yami en la portada del No. 7, 1990

Una de sus historietas más representativas de la naturaleza de los cubanos es Rompecoco, el valiente cocinero mambí de Tulio Raggi y Juan Padrón.

RompecocoEn sus páginas encontramos a Vitralitos, de Jorge Luis Guerra y Orestes Suárez; Matojo y las simpáticas ideas de Lillo, y El cuento, de Félix Guerra y Muñoz Bachs.

El cuentoTambién podemos encontrar a Supertiñosa de Marcos Behmaras y Virgilio Martínez, Alona de la mano de Rafael Morante, Los Microbios, par de ocurrentes personajes creados por Pedro, y Martirena con su muestra del buen humor cubano.

SupertiñosaInolvidables resultan historietas como Yami, una mujer independiente a la luz de Cecilio Aviles; Holmos y sus casos detectivescos según Alven y Evora; Las Melli, dos hermanas bien criollas de Wilson; y Camila, derroche de acción y talento de Manolo Pérez y Orestes Suárez.

Camila

Además, debemos mencionar a Matías Pérez y Tátacora bajo la inspiración de Luis Lorenzo; Fefo, el cuentero de Manolo Pérez y Mederos; y las diversas historias de Mirta y Emilio basadas en leyendas y deidades africanas. Un pequeño pero eficiente equipo coordinaba todo el proceso de realización y edición de cada número.

Alona

Alona, de Rafael Morante

La periodista Irma Armas dirigía la editorial y la revista, el historietista Francisco Blanco hacía el trabajo de edición, la producción estaba a cargo de Jorge Luis Guerra, Hubert Delestre realizaba el diseño gráfico y algunas ilustraciones para cubiertas, Felix Arencibia era responsable por la fotografía, y el Consejo asesor integrado por Virgilio Martínez, Manuel Lamar, Cecilio Avilés, Manolo Pérez y Luis Lorenzo efectuaba una significativa colaboración.

Vitralitos

Vitralitos, de Orestes Suárez

Cada mes los 50 mil ejemplares volaban en los estanquillos ante un público joven amante de las historietas. Muchos de los jóvenes que fueron sus fieles seguidores son hoy diseñadores e ilustradores que reconocen a la revista como una determinante fuente de inspiración en su vida profesional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *